Grados

¿Qué debería estudiar para ser abogado?

Estudiante de derecho

Cuando cumplimos una cierta edad en la que tenemos claros ciertos aspectos de nuestra vida, uno de ellos suele ser ¿a que nos queremos dedicar?. Una de las ramas más solicitadas en las universidades y la cual supone una excelente promoción y un mercado laboral muy atractivo es el oficio de la abogacía.

Cuando llegamos a ese momento en el que nuestra decisión es la de “quiero ser abogado” debemos tener presente varios aspectos para ir por el camino más indicado y que nuestra carrera educacional y profesional vaya sobre ruedas.

En primer lugar debemos elegir un correcto bachillerato una vez superada la ESO. Aunque la oferta educativa del los otros bachilleratos también puede servirnos, el más indicado, para comenzar nuestra andadura hacia los inicios de la abogacía, es el de Ciencias Sociales ya que en él, abarcamos aspectos generales de la vida social y política.

Una vez superado los dos años de bachillerato de Ciencias Sociales en el que hemos conocido numerosos aspectos sociales, históricos, económicos, políticos y filosóficos de nuestra sociedad, llega el momento de acceder al grado de derecho.

En el grado de derecho nos adentraremos en los primeros conocimientos teóricos y prácticos para ir avanzando hacia nuestro objetivo final, ser abogado. En esta carrera llegaremos a ser grandes conocedores de leyes y principios, los cuales intervienen para que las relaciones diarias entre unos y otros se lleven a cabo de una manera justa y ordenada. Estas leyes y principios están dirigidos a: legislación civil, legislación comercial, legislación procesal, legislación tributaria, legislación laboral y legislación constitucional.

Cuando terminamos el grado de derecho podemos optar por acceder a diferentes ofertas de postgrados o especializaciones en aquella rama de la abogacía que más llame nuestra atención como por ejemplo pueden ser, en el ámbito privado: el derecho civil o el derecho comercial, y en el ámbito público ser: tributaristas, constitucionalistas,  administrativos o penalistas o también podemos optar por la realización de másteres como por ejemplo el máster en  abogacía.

Para llegar a ser un buen abogado debemos poseer los conocimientos esenciales sobre los fundamentos de hecho y derecho, tener un razonamiento lógico, una amplia capacidad de y para el análisis y la síntesis, saber manejar y solucionar diferentes situaciones y conflictos, conocer ampliamente la ley y saber aplicarla justa y sabiamente pero por encima de todo debemos tener un sentido ético y moral, pues un abogado lucha por defender los derechos individuales de los ciudadanos.

Tener un puesto de trabajo como abogado lo podemos obtener, siempre y cuando, una vez hayamos terminado el grado de derecho, nos inscribamos en un colegio de abogados tal y como rige la ley, requisito indispensable para poder ejercer como tal. Es un empleo estable, fijo y con una remuneración atractiva, podemos pertenecer a un bufet de abogados o actuar por cuenta autónoma o propia, sea de la manera que sea hemos de luchar por defender la justicia, los derechos de los ciudadanos y nunca dejar de formarse, un buen abogado siempre estudia y analiza, ésta en continua formación y renovación para que su labor y éxito profesional sea el mejor.

Etiquetas: