F P

Cómo convertirse en esteticista

esteticista

Conseguir la mejor versión de uno mismo es uno de los grandes objetivos de las personas en la sociedad actual. Los tratamientos de cuidado y mejora de pequeñas imperfecciones son una demanda creciente en un entorno en el que solo la perfección es válida cuando se trata de estética.

En este sentido, los centros de estética y los profesionales del sector están entre las profesiones con más éxito de la actualidad. Por cuenta propia o por cuenta ajena, los esteticistas son un sector con muchas opciones de encontrar trabajo.

Cómo convertirse en esteticista

El primer paso es realizar un FP Técnico de Belleza y Estética, que se puede cursas una vez que se tengan cumplidos los dieciséis años y que se haya conseguido el título de Graduado en ESO. Más allá de aprender sobre cuidado de piel, cabello y uñas, los técnicos conocerán las bases para asesorar y orientar a los clientes para la mejor forma de conseguir mejorar su aspecto y aumentar la durabilidad de los tratamientos.

Existen además muchas escuelas en las que es posible mejorar las competencias y tener unos conocimientos más completos sobre el sector. Es importante tener en cuenta que para un esteticista el aprendizaje debe ser continuo, ya que los tratamientos, los cuidados y los consejos sobre el cuerpo son cambiantes y, por lo tanto, los conocimientos se deben actualizar para ofrecer el servicio más completo al cliente.

Un negocio con posibilidades

El sector de la estética ha crecido en los últimos años debido, en gran parte al aumento de la preocupación por el cuidado del aspecto físico, por ello, la profesión de esteticién es una buen opción para estudiar para trabajar.