Cursos

Cómo ser escaparatista

como ser escaparatista

El primer paso para aumentar las ventas es llamar la atención del cliente. Una fórmula sencilla y clásica para conseguirlo en una tienda tradicional es el escaparate. Los consumidores no buscan en el escaparate solo un lugar en el que informarse de todo lo que contiene un negocio, sino que buscan inspiración y estilo, algo estético que les anime a comprar.

En este sentido, el escaparate es una ventana abierta a los clientes y en la que además de los productos a la venta, se pueden dar muchos detalles acerca de la empresa, de los valores o de los objetivos empresariales. En todo este proceso de “construcción” de la empresa a través del escaparate, se ha desarrollado una figura que ha adquirido gran importancia en el sector comercial de la venta directa: el escaparatista.

Cómo ser escaparatista

Existen tres vías formativas que dotan de una buena base para entender el mundo del escaparate y su importancia dentro de la empresa. Por un lado, el diseño visual que se estudia en un Grado Universitario, puede ser un buen comienzo para conseguir convertirse en decorador de escaparates profesional, por otro, el Grado en Moda y Diseño también aporta conocimientos esenciales sobre estilo y moda. La decoración de interiores es la tercera salida, y se puede aprender mediante un FP, un curso formativo o una arquitectura.

Una vez que se cuenta con una base sólida, se puede optar por un curso de escaparatismo y merchandising visual, en el que se aprenderá a sacar el máximo partido de los elementos disponibles para animar el consumo.

Animar las ventas

Ser escaparatista no es solo dotar de un aire atractivo el escaparate, también consiste en dar personalidad a la tienda, creando un efecto visual que anime a los compradores a consumir bienes o servicios en la tienda.