Empresas

Aprender idiomas en verano

aprender idiomas

Nunca es mal momento para mejorar las propias habilidades en un idioma, pero el verano se presenta como uno de los momentos estrella para adquirir un mejor nivel de lengua. Genial aprenderlo de forma individual y mediante cursos de idiomas, ya que siempre son una buena inversión.

Pero, por parte de las empresas, el verano tampoco es un mal momento para aprovechar la oportunidad de apostar por la formación de trabajadores mediante cursos de verano de idiomas.

Aprender idiomas en verano dentro de la empresa

La productividad cae en muchas empresas y, aunque muchas siguen abiertas, los horarios son más reducidos y, en general, el nivel de trabajo y de exigencia es menor que durante el resto del año, por ello, este es un buen momento para favorecer la formación de trabajadores. Una o dos clases semanales de idiomas permiten aprovechar mejor el tiempo, sirven como forma de desconectar y, además, mejoran la productividad durante los meses de verano, haciendo que los empleados que no están de vacaciones se sientan también valorados y reconocidos.

Y no solo hay que pensar en las clases “tradicionales” de profesor dando una clase típica a los alumnos, se pueden organizar distintos tipos de aprendizaje más activo en el que el profesor se convierte en una parte más del tiempo de trabajo de forma que los alumnos aprenden desde su puesto de empleo en una formación directa y con mayor relación con el trabajo. Por ejemplo, se puede optar por realizar este tipo de clases durante el tiempo de envío de emails o información con otras empresas o durante los tiempos de asambleas dentro de un mismo departamento.

El verano es para estudiar

Con los horarios reducidos y el calor, el trabajo se reduce en las empresas, por ello el tiempo estivo se convierte en el mejor momento para la formación de trabajadores.